Guacamole casero. Las recetas

Cómo hacer guacamole

Guacamole con salmón ahumado

Guacamole con salmón ahumado

El salmón ahumado y el aguacate siempre es una buena combinación. Por eso, el salmón ahumado se puede integrar perfectamente en el guacamole. Si no te lo crees, prueba esta receta de guacamole con salmón ahumado.

Este plato se puede servir como dip, acompañado de unos nachos o tortillas, pero también se puede utilizar para otros platos, como una guarnición del salmón, o de cualquier otro pescado. También puedes utilizarlo para rellenar unos huevos cocidos o incluso los propios aguacates.

Estas cantidades son para un mínimo de 6 porciones de 2 cucharadas grandes.

Ingredientes

  • 3 aguacates medianos
  • 170 gr de salmón ahumado
  • 1/2 cebolla roja finamente picada
  • 2 cucharadas de cilantro picado
  • 2 cucharadas de yogur griego
  • 1,5 cucharadas de mostaza de Dijon
  • 1 cucharadita de comino
  • El zumo de 1/2 lima
  • Sal y pimienta negra, al gusto

Elaboración

Corta los aguacates longitudinalmente, retira el hueso y saca la carne con una cucharita. Tritura el aguacate con un tenedor hasta que tenga la consistencia que desees. Rocía el aguacate con la mitad del zumo de lima y vuélvelo a mezclar para que se distribuya bien y no se ponga de color marrón.

Corta el salmón ahumado en trozos pequeños, y mézclalos con el aguacate. Pela y pica la cebolla finamente y añádela también. Incorpora el cilantro, el yogur griego, la mostaza, el comino, y el resto del jugo de lima. Mézclalo todo bien y salpiméntalo a tu gusto.

Cubre la superficie del guacamole con film, de forma que se toquen para que el aire no oxide el aguacate, y deja que repose unos 20 minutos a temperatura ambiente para que los sabores se mezclen.

Consejos

Si quieres un guacamole de textura deliciosamente cremosa, deberás utilizar única y exclusivamente la variedad Hass, el rey de todos los aguacates. Los aguacates Hass tienen un sabor más rico y concentrado que otras variedades, como el aguacate Florida, más grande pero más acuoso. Por suerte, casi la única opción disponible en las tiendas y supermercados son los aguacates Hass. Los reconocerás porque son más pequeños con la piel de color verde oscuro.

Si el aguacate tiene una mancha marrón y blanda, manchará (o contaminará) el resto del guacamole, y ya no estará de un bonito color verde, sino de un verde más oscuro. Te puedes asegurar de que tu guacamole se mantiene verde brillante si quitas las manchas o los puntos marrones de la carne.