Guacamole casero. Las recetas

Cómo hacer guacamole

Guacamole mexicano

El guacamole es un plato básico de la cocina mexicana. Y aunque es bastante simple de hacer, puede resultar difícil conseguir el sabor perfecto. Sin embargo, con esta auténtica receta de guacamole mexicano, te convertirás en un experto del guacamole.

En Mexico el guacamole es uno de los aperitivos más solicitados, pero siempre debe ser casero, y hacerse de manera tradicional. No por ello resulta complicado, ni mucho menos.

Guacamole mexicano

Esta receta de guacamole sólo necesita 6 ingredientes frescos y nutritivos, y sólo se tarda unos 10 minutos (o incluso menos) en hacerla. Por eso resulta perfecta para llevarla a tu próxima barbacoa o invitación.

¡Te garantizo que será todo un éxito!

Ingredientes

  • 2 aguacates maduros
  • 1/4 de cebolla, picada finamente
  • 1 jalapeño, finamente picado (opcional)
  • Un puñado de cilantro fresco picado
  • Jugo de lima, al gusto
  • Sal, al gusto
  • 1/2 tomate, finamente picado

Herramientas

  • Molcajete: Es una especie de mortero de piedra que se utiliza en México para hacer salsas frescas y guacamole. Con esta herramienta es realmente fácil triturar los aguacates y es un buen recipiente para servirlo también. Si no tienes un molcajete, puedes utilizar un mortero en su lugar.
  • Triturador de alimentos o picadora: Hay que cortar algunos vegetales para hacer esta receta, por lo que resultará útil tener un triturador o una picadora a mano, ya que será mucho más sencillo.

Instrucciones

  1. Abrimos el aguacate por la mitad, le quitamos el hueso y cogemos toda la carne que podamos con una cuchara.
  2. Machacamos la carne del aguacate en un molcajete (o mortero) hasta que tenga la consistencia deseada.
  3. Incorporamos la cebolla picada, el jalapeño, el cilantro y el tomate, y continuamos mezclándolo bien.
  4. Agregamos el jugo de lima y sal al gusto, y volvemos a mezclarlo.

Consejos

Para que el guacamole salga perfecto, hay que utilizar aguacates maduros, nunca verdes. La mayoría de las tiendas y supermercados venden aguacates muy poco maduros. Por eso, compra tus aguacates con anticipación, para que puedan madurar unos días en casa.

Podemos saber que han llegado al punto de madurez óptima cuando al tocarlos no están duros, ni muy blandos. El color también es una pista, cuanto más oscuro, más maduro. Y si le quitas el rabillo, la piel que queda debe ser de color amarillo, ni verde ni marrón.

Además, nunca hay que mezclar aguacates con diferentes niveles de madurez. Sus diferentes texturas no se combinan, y queda duros trozos de aguacate verde flotando en una mezcla de aguacate suave.